Por que mi hijo es un delincuente?

Por que mi hijo se porta mal?  Por que mi hijo no me hace caso? a quien se parecerá mi hijo? esta y muchas preguntas más son las que muchos padres que tienen hijos o hijos con una conducta difícil, se hacen a diario, se dice que en una ocasión una madre se preguntaba amargamente la razón por la cual su hijo sería llevado a la cámara de gas en breve horas, en una ciudad de los Estados Unidos de América, es entendible el dolor y la angustia de esa pobre mujer, (porque a nadie le gustaría estar consciente sobre la muerte de uno de sus vástagos.)

y esa es la parte triste de la historia de esta mujer quizás ya envejecida y adolorida por las horas que le tocaría vivir próximamente, pero la otra parte de la historia, se dice que al momento en que le toco ver por última vez a su hijo, ella al abrazarlo con lagrimas en los ojos y sus corazón destrozado clamo estas palabras tristes desde el fondo de su alma, y dijo, hijo mío dime que pudiera hacer por ti en estos momentos,? y la mujer continuo diciendo, si pudiera yo daría mi vida entera por ser yo quien este condenada a muerte y no tu, entre sollozos y la voz entre cortada el joven condenado le contesto, mami ya en este momento no puedes hacer nada por mas que quieras, tengo que irme, sécate tus lagrimas se valiente porque al fin y al cabo yo solo estoy pagando por todos mis crímenes cometidos de los cuales tu y papa también fueron mis cómplices, Ella al escuchar esta acusación directa, se quedo perpleja por unos instantes, y al tener nuevamente fuerzas para hablar, le pregunto a su hijo. Por qué dices tú que tu padre y yo fuimos también parte cómplice de tus crímenes, si nosotros siempre te dimos lo que necesitabas nos pedias y exigías?

Recuerdas, <dijo la madre> que a tus dieciséis años te compramos tu primer carro que al poco tiempo chocaste? además recuerdas que jamás pasamos por alto ninguno de tus caprichos? tus amigos iban a casa, se quedaban a dormir contigo cuantas veces ellos querían y que además cuando cumpliste tus dieciocho  años te fuiste a Las Vegas y te pagamos todos tus gastos? y así sucesivamente la madre prosiguió, con la muy extensa lista de caprichos cumplidos al que fuera su niño mimado de antes, hoy un condenado a muerte.

Ya una vez después de escuchar el joven de nombre José, cada una de las palabras de sus madre, le dijo, madre es cierto que me dieron y complacieron en todo lo que se me antojaba, pero dime tu ahora, me castigaron esa vez que choque mi carro? no, al contrario tu le dijiste a mi padre, déjalo esta joven y son errores de chamacos, también cuando mis amigos se quedaban, sabias tu, lo que pasaba durante las noches,? si no lo sabías, en esos ratos oscuros hablamos de nuestras travesuras cometidas durante el día, muchas de esa travesuras no eran tan inocentes, en ocasiones robábamos, nos drogábamos, y en varias ocasiones llegamos a violar jovencitas que no tenían padres ni madres responsables que respondieran por ellas.

Recuerdo mama, que cuando lleve a casa aquel carro bonito de color verde , solo te dije que me lo habían regalado, y tu solo te concentraste a reír, cuánta razón tenía mi padre, cuando te dijo que por tu alcahuetería, estabas haciendo a un delincuente, y hoy mama, estoy a punto de morir, ya no puedes hacer nada por mi, pero si algo quieres hacer en mi memoria, solamente comparte esta última conversación, ojala y que hayan otros padres y madres que aprendan de esta nuestra triste y horrenda experiencia, y que sepan corregir a sus hijos, para que ellos no terminen como yo.

La madre salió, de ese lugar,  pero ya en su corazón llevaba la gran y noble visión de decirle a los padres de familias, que el amor no se demuestra en cumplir caprichos, si eres padre o madre, piensa que los hijos aparte de ser complacidos con cualquier juguete, ellos necesitan de ti, un abrazo, un beso, tu calor tu amor y sobre todo de tu corrección.

 

Deje un Comentario