NADIE ES PROFETA EN SU TIERRA

“NADIE ES PROFETA EN SU TIERRA”

Salvador Zamora es un amigo personal desde hace muchos años, un día cualquiera me dijo: (tal vez de esto sean unos ocho 8 años) “voy a realizar una caminata desde Los Ángeles California hasta Washington D.C. en pro de la Reforma Migratoria. Hare esta caminata para hacer ruido  y el presidente Barack Obama preste atención y haga algo para implementarla” desde luego que no le creí. Pero…Salvador siguió con su idea fija y de repente el mundo entero se entero que Salvador se había convertido en El Caminante de Las Vegas, firme a sus convicciones estaba ya rumbo a la Casa Blanca para llevar a cabo su idea.

Yo no sé si esta aventura que corrió Salvador al atravesar el país caminando será fructífera o no, de lo que si estoy seguro es que Salvador cumplió su promesa, y que nosotros en lugar de obstaculizarle el camino debiéramos de apoyarle, ya que el beneficio a conseguir será a fin de cuentas para nuestra comunidad hispano parlante que no cuenta con documentación legal para vivir en este país, además que nos sirva de ejemplo para seguir y perseguir a como dé lugar nuestros sueños. Como para-fraseara Facundo Cabral. “no hay que darse por vencido ni aun vencido, y no hay que sentirse esclavo ni aun siendo esclavo”.

Salvador estuvo a punto de perder la vida más de alguna vez en el transcurso de esta caminata, en Arizona alguien mal intencionado le hecho el carro encima, gracias a Dios Salvador logro esquivarle, se topo con víboras en el camino, con un jabalí y sus cachorros, también con un oso, imagínese; solo en el camino en los meses de invierno, sin tener donde dormir y a veces ni que comer, debe ser muy difícil, pero Salvador siguió adelante.

con la juez Adriana Escobar

Accidentalmente encontré un periódico del estado de Arkansas que se llama El Latino en su edición # 26 volumen 14 y fecha 11 de septiembre del 2014, en esta fecha Salvador es el personaje de la portada, su pagina web es: www.ellatinoarkansas.com he leído el editorial y me encanto porque nos incumbe a todos los latinos que aquí vivimos (tal vez porque se trata de mi amigo) por tanto tome al pie de la letra su editorial y lo pongo a su consideración para que medite amigo lector y se de cuanta que no es solo “un loco en la procesión” si no que somos muchos.

¡LA UNIÓN HACE LA FUERZA!
Por Michel Leidermann

“Todo esto me viene a la mente porque estamos en años de elecciones y estoy seguro que muchos de los electores  latinos aún no saben por quién o por qué van a votar, a pesar de tener esta elección más que antes, la gran oportunidad de ser una fuerza política importante si actuáramos en forma hermanada, sin importar nuestro país de origen.

En el caso de la reforma migratoria, los senadores de ambos partidos aprobaron la discusión de una reforma de ley en junio 2013, pero los republicanos que controlan la Cámara de Representantes la han bloqueado. Siendo este tema el más debatido, no es el único importante para los latinos.

Lástima que hay una gran parte de la población latinoamericana en el país con baja escolaridad y una lamentable división entre los latinos de diferentes orígenes, por lo que no hemos logrado una unificación de criterios, ni siquiera una unificación de simpatías.

Mexicanos y guatemaltecos no han logrado ser amigos, y los costarricenses no son bien vistos ni por los salvadoreños ni por los nicaragüenses. 

En el cono sur, Venezuela y Colombia son prácticamente enemigos, Ecuador y Perú tienen sus diferencias, mientras Chile y Argentina también tienen sus problemas. Casi todos ellos por un nacionalismo mal entendido, fronteras mal trazadas, conflictos territoriales, o por diferencia en la riqueza entre los países.

A pesar de nuestras diferencias, una vez arraigados en EEUU, todos somos vistos como un bloque indefinido. Alguien viola la ley y siendo de cualquiera de nuestros países, simplemente se dice que un “latino” violó la ley. La discriminación se ha disfrazado siendo ahora de “bloque”.

Por supuesto que esto ha mejorado en los últimos años pero sigue siendo curioso que cuando un ciudadano de origen latinoamericano llega a ocupar un puesto de importancia, ya sea en el Gabinete presidencial, o en el Congreso, invariablemente se le señala como latino, como queriendo hacernos ver que estamos equivocados al pensar que seguimos siendo discriminados.

Pero nosotros debemos lograr la unidad entre los latinoamericanos y aprovechar que hay asuntos que nos unen fuertemente, mas allá de las diferencias que nos separan. Al ser vistos como “bloque” por el resto de la sociedad, deberíamos capitalizarlo para nuestro beneficio.

Necesitamos tener líderes latinos de prestigio, con capacidad para representar a esta inmensa comunidad y sus inquietudes, como miembros de la misma, no como en ocasiones, siendo un “agregado” a otros intereses.

Hace falta que en estos meses pre electorales, dejando al margen un poco la cuestión migratoria, analicemos cuales son los problemas más importantes de la comunidad latina. No los individuales, sino los colectivos, para poder demandar de los congresistas y senadores que van a ser electos y reelectos, el compromiso de solucionar algunos de ellos como por ejemplo el educativo, las violaciones de las leyes de trabajo y los problemas de salud de nuestra población.

Debemos insistir en el tema educativo porque en nuestra comunidad no se le da la importancia suficiente que tiene para nuestro desarrollo social, económico y político.

Nosotros, los latinoamericanos, necesitamos buscar la superación a través de la educación, que nuestros hijos vean que su prosperidad está fundamentada en su preparación, que nos sintamos orgullosos de su avance por sobre sus padres. Así cada vez serán más los latinos preparados que ocupen puestos públicos y que desde allí apoyen y fomenten el progreso de nuestra comunidad”. Concluye el editorial.

Yo sigo creyendo en la utopía, porque si no fuara por ella…”la vida solo sería un ensayo hacia la muerte” Joan Manuel Serrat. Y ahora hago publico mi nefasto juicio hacia Salvador, cuando vehementemente me confió diciendo que haría una travesía a pie a través del país y no le creí.

Cada “soldado defiende desde su trinchera” y ahora veo claramente como yo prejuzgue a Salvador por no molestarme en conocer su táctica y estrategia para servir al prójimo. Creyendo que solo la mía era adecuada e inteligente, solo que errar es de humanos

Salvador, te deseo mucho éxito en tu lucha, ya que: “en la vida no hay ni éxitos ni fracasos, únicamente resultados  ”Francisco Renato Chateaubriand”

Deje un Comentario