¡La ambición y el hambre de poder, pudiera desatar la tercera guerra mundial!!!

Son los comunes denominadores de las últimas dos guerras mundiales, y serán (Dios quiera que no) también los motores de la tercera guerra mundial.

Alemania se convirtió en el botín de guerra a ser repartido entre las dos potencias que en coalición fueron las ganadoras de la segunda guerra mundial, no solo fue el reparto del botín, sino que marco el inicio de una nueva era; y esto da pie a que se divida el mundo occidental en dos, y comienza la guerra fría.

La Gran Alianza que había derrotado al Eje en una cruenta guerra de casi seis años se rompió en el corto plazo de unos meses. La guerra fría entre Estados Unidos y el bloque que dirigirá y la URSS y sus aliados marcará la escena internacional por casi medio siglo.

La efímera concordia.

Yalta_summit_1945_with_Churchill,_Roosevelt,_StalinLa ruptura no fue sin embargo inmediata ni inevitable. Roosevelt había soñado en Yalta un mundo en el que las dos superpotencias que surgían de la guerra, los EE.UU. y la URSS, pudiera colaborar pese a representar sistemas económicos, políticos e ideológicos tan diferentes. Stalin necesitaba la cooperación de las otras grandes potencias para reconstruir su país y contaba con la colaboración norteamericana para la cuestión de las reparaciones alemanas.

Además, el espíritu general de los pueblos europeos era de un profundo anhelo de renovación y justicia social. El triunfo de los laboristas de Atlee en el Reino Unido y el que los comunistas obtuvieran más del 25% de los votos en Francia e Italia o el 38% en Checoslovaquia mostraban a las claras la popularidad de las fuerzas de izquierda que en las zonas ocupadas por los nazis habían llevado el peso de la resistencia.

Nace “La Guerra Fria”

El 5 de marzo de 1946, Churchill visitó los EE.UU. y pronunció un célebre discurso en la universidad de Fulton, en el estado de Missouri. El veterano político británico consagró la expresión “telón de acero” para referirse a la frontera que separaba a la Europa dominada por el ejército soviético del resto.

Las potencias vencedoras mantuvieron también por poco tiempo diversas acciones comunes: los Juicios de Nüremberg que significaron el juicio y condena de los altos dignatarios nazis acusados de crímenes contra la humanidad o los tratados de paz de París firmados en 1947 con los antiguos aliados de Alemania e Italia son ejemplos de ello.

En enero del 1947 se produjo un primer encontronazo en la ONU cuando la delegación iraní protestó por la prolongación de la ocupación soviética de sus provincias septentrionales, continuación que violaba un acuerdo firmado por los Aliados durante la guerra. La dura reacción norteamericana consiguió que la URSS se retirara a los pocos meses.

1947: El año de la ruptura

El año 1947 marca el fin definitivo de la antigua alianza. En un Europa en la que la reconstrucción no ha comenzado aún, el hambre y el descontento social son el contexto en el que crece y crece la desconfianza entre antiguos Aliados. Mientras los países occidentales desconfían del expansionismo soviético en las zonas donde el Ejército Rojo se ha asentado, los soviéticos se quejan de que los occidentales no envían a la URSS la parte correspondiente de las reparaciones que debían extraerse en sus zonas de ocupación, dificultando la recuperación de una URSS en ruinas.

El año se inició con una clara violación soviética de los acuerdos de Yalta en lo referido a Polonia. Las elecciones se celebraron en enero tuvieron lugar en un ambiente de falta de libertad y arbitrariedad que permitió el triunfo de los candidatos comunistas.

En febrero, además de descubrirse una red de espías soviéticos en Canadá, Stalin pronunció un duro discurso en Moscú en el que no dudó en afirmar que el capitalismo y el comunismo eran “incompatibles” y que la URSS debía prepararse para un período de rearme.

El Plan Marshall

Esta medida no era, sin embargo, suficiente. Para contener al comunismo era necesario poner las condiciones económicas que impidieran su expansión. Así, el 5 de junio de 1947 en un discurso en la universidad de Harvard, el secretario de estado, George Marshall, anunció el Programa de Recuperación Europeo (European Recovery Program), conocido popularmente como el Plan Marshall.

Se trataba de un masivo programa de generosa ayuda económica para Europa. Aunque el Plan servía claramente a los intereses diplomáticos y de potencia de EE.UU., lo que Churchill calificó, quizá exageradamente, como “el acto menos sórdido de la historia”, supuso una extraordinaria inyección de ayuda económica que permitió la acelerada recuperación de Europa occidental.

Washington ofreció la ayuda a todos los países europeos, aunque determinó que para recibirla era necesario crear mecanismos de colaboración económica entre los beneficiarios. Este hecho precipitó la negativa de Stalin a aceptar el Plan, forzando a los países que habían caído bajo su esfera de influencia a rechazar la ayuda. El Plan Marshall vino a dividir a Europa en dos: la occidental que va a iniciar un rápido crecimiento económico y la oriental, sometida a la URSS, y que va a tener grandes dificultades de desarrollo. La excepción a esta regla fue la España de Franco, a la que se negó la ayuda por el carácter fascista de su régimen político.

A la vez que EE.UU. lanzaba estaba masiva operación de ayuda, la administración de Truman creó los instrumentos institucionales de la guerra fría al aprobar en julio de 1947 la Ley de Seguridad Nacional por la que se creaban la CIA y el Consejo de Seguridad Nacional.

La respuesta soviética

La URSS, que había obligado al gobierno checoslovaco a renunciar al Plan Marshall tras haberlo aceptado, reaccionó en septiembre de 1947 creando la Kominform (Oficina de Información de los Partidos Comunistas y Obreros). Este organismo tenía como finalidad coordinar y armonizar las políticas de los partidos comunistas europeos.

En la reunión constitutiva de la Kominform, el representante soviético, Andrei Jdanov, emite lo que se ha venido en conocer como la Doctrina Jdanov: en ella se constata la división del mundo en dos bloques y la necesidad de que los países de lo que él denominó el “campo antifascista y democrático” siguieran el liderazgo de Moscú. La ruptura se había consumado.

Y así de esta manera lo marca la historia, el mundo se polariza con “La Guerra Fría un enfrentamiento político, económico, social, militar, informativo e incluso deportivo iniciado al finalizar la Segunda Guerra Mundial, cuyo origen se sitúa en 1947, durante las tensiones de la posguerra, y se prolongó hasta la disolución de la Unión Soviética (inicio de la Perestroika en 1985caída del muro de Berlín en 1989 y golpe de Estado en la URSS de 1991).

Si bien estos enfrentamientos no llegaron a desencadenar una guerra mundial, la entidad y la gravedad de los conflictos económicos, políticos e ideológicos, que se comprometieron, marcaron significativamente gran parte de la historia de la segunda mitad del siglo XX. Las dos superpotencias ciertamente deseaban implantar su modelo de gobierno en todo el planeta.

Ninguno de los dos bloques tomó nunca acciones directas contra el otro, razón por la que se denominó al conflicto «guerra fría».

Todo lo hasta aquí expuesto no es más que historia, si bien la humanidad ha estado a punto iniciar la tercera guerra mundial, sigue siendo solo historia.

La Tercera Guerra Mundial es el nombre dado a una hipotética guerra mundial. El papa Francisco, plantea que quizás se pueda hablar en la actualidad de una tercera guerra combatida “por partes”, teniendo en cuenta el alcance y la propagación de la guerra en el mundo.

Los estatutos de la Organización de las Naciones Unidas establecen que, para que un conflicto sea considerado guerra mundial, deberán de participar países de los 5 continentes; al no ser así no se le considera como tal.

Lo que si debemos considerar los humanos hoy día es que “con fuego no se juega” y de la guerra química nadie nos salvaremos. No todos los escenarios para la Tercera Guerra Mundial han empezado con el uso de armas nucleares. La “Operación DROPSHOT”, un plan estadounidense ya desclasificado de 1947, asumió un largo periodo de guerra convencional entre la OTAN y la Unión Soviética(URSS) antes de que cualquier lado empleara armas nucleares. El escenario básico de la planificación OTAN asumía que habría un ataque soviético en la Alemania Occidental, donde sólo emplearían armas nucleares tácticas si las fuerzas de la OTAN estaban perdiendo. En la mayoría de los juegos de guerra, las fuerzas de la OTAN tuvieron muchísimas dificultades al defender a Alemania Occidental y fueron los primeros en usar armas nucleares.

Antes de la disolución de la URSS y el final de la Guerra Fría, una guerra apocalíptica entre Estados Unidos y la URSS fue considerada muy posible. He aquí algunas de las crisis que tensaron las relaciones entre ambas potencias:

  • 26 de juliode 1956marzo de 1957 — Guerra del Sinaí: el conflicto vio a Egipto enfrentado con una alianza de Francia, el Reino Unido, e Israel. La URSS amenazó con intervenir en favor de Egipto, haciendo que Estados Unidos temiera una guerra general y convenciera al Reino Unido y a Francia de retirarse.
  • Octubrede 1962 – A través de un trabajo de espionaje realizado por aviones Lockheed U-2, los Estados Unidos descubren la instalación de bases de misiles soviéticas en la isla de Cuba, lo que desencadenó la llamada Crisis de los misiles cubanos. Durante la misma, Estados Unidos instó a la Unión Soviética a impedir el ingreso de nuevas armas a la isla y al desmantelamiento de las bases existentes, para lo cual llevó a cabo el bloqueo de las costas cubanas. Finalmente se llega a un acuerdo entre las potencias, la Unión Soviética accedió a los pedidos estadounidenses a cambio del retiro de los misiles Júpiter instalados en Turquía. El momento de máxima tensión se vivió cuando un proyectil soviético derribó a uno de los U-2 estadounidenses que sobrevolaba cielo cubano, que se sumó a un segundo avión espía derribado en Siberia días después.
  • 24 de octubrede 1973 — Mientras la Guerra de Yom Kipur llegaba a su final, una amenaza soviética de una intervención en favor de Egipto hizo que el gobierno en Washington se pusiera en DEFCON

Además de los incidentes ya mencionados, hubo otros dos momentos durante la Guerra Fría que podrían haber empezado la guerra mundial. Sin embargo, generalmente no son incluidos porque no eran de la competencia EE. UU.-URSS, sino de los eventos después de la Ruptura Sino-Soviética de 1960. La ruptura ideológica entre los maoístas y los estalinistas dividió a todo el movimiento comunista — que controlaba a gobiernos o facciones rebeldes importantes en cada continente. Por lo tanto, una guerra entre China y la Unión Soviética podría haber provocado una guerra mundial, sin enredar necesariamente a EE. UU. y al Occidente capitalista (aunque EE. UU. Podría haber hecho una intervención oportunista mientras sus enemigos comunistas estaban distraídos por la guerra entre sí mismos). Los dos momentos cuando las potencias comunistas casi entraron a la guerra total fueron:

  • Marzode 1969 — Los choques fronterizos empezaron sobre la isla Zhenbao en el río Ussuri. En total los rusos sufrieron alrededor de 90 bajas, con 800 en el lado chino. En ese momento había casi 1 500 000 soldados en la frontera.
  • 19781979— Vietnam (pro-ruso) invadió Camboya (pro-chino) y derrocó a Pol PotChina invadió Vietnam en represalia y los soviéticos denunciaron esa acción, aunque no tomaron acción. En 1979 los rusos invadieron Afganistán y los chinos dijeron que era una continuación de una estrategia de rodear a su país con aliados rusos que había empezado el año anterior con la invasión a Camboya.

masivas_nucleares_2010

Siglo XXI

  • FebreroMarzo de 2013 — Tras sanciones impuestas por la ONUCorea del Norte se muestra desafiante ante el mundo lanzando una bomba atómica subterránea y amenazando con ataques a sus enemigos como Corea del Sur y Estados Unidos. Ante las amenazas, estas naciones empiezan a prepararse militarmente por lo preocupante de la situación. Durante el mes de marzo, la tensión aumentó considerablemente, llegando Corea del Norte a declarar el estado de guerra con Corea del Sur. Sin embargo, en junio, ante el desborde de la crisis, las partes deciden reiniciar las relaciones diplomáticas, aunque la tensión sigue en cierta forma vigente.
  • 2013 — La creciente internacionalización de la Guerra contra el terrorismo y la guerra civil en Siria ha desatado una fuerte inestabilidad en Oriente Medio, estando el conflicto bélico sirio traspasando las fronteras. Las potencias mundiales han expresado su apoyo a uno de los tres bandos; mientras occidente, liderado por Estados Unidos apoya a los rebeldes, el eje conformado por RusiaIrán y China apoya al gobierno de Bashar Al-Asad; el tercer bando, la organización Estado Islámico, no cuenta con respaldo internacional. Tras un ataque químico de Guta, Estados Unidos anunció su intención de atacar Siria como castigo, pero los aliados del país árabe se manifestaron en contra de ello. El gobierno de Siria dijo, en tanto, que un ataque desataría una guerra regional en el Oriente Medio. Esto es tomando en cuenta las alianzas en la región; naciones como Turquía, Israel o Jordania, apoyan a Estados Unidos en su actuar, por lo que pueden ser blancos de ataques por parte de Siria o de su aliado Irán, sobre todo Israel, que ya ha tenido problemas con estos dos países. Una eventual sucesión de ataques en Oriente Medio podría desembocar en una guerra de carácter mundial, en donde los protagonistas ya no serían los países árabes, si no sus aliados: Estados Unidos y Europa (países miembros de OTAN) por un lado, y Rusia (países miembros de Comunidad de Estados Independientes) y China por otro. Por otra parte, algunos políticos, como el ministro iraquí de relaciones exteriores como el ministro de Relaciones Exteriores jordano Nasser Judeh, y el rey jordano Abdalá II, han considerado a la guerra contra el Estado Islámico (surgida en el contexto del conflicto bélico previo) como la «Tercera Guerra Mundial». Tras los ataques del Estado Islámico en París en 2015, también el Papa Francisco afirmó que los ataques formaban parte de la III Guerra mundial.
  • 20142016:

715x402_LIB080615-022F06

Esto es solo un punto de vista personal, tal vez sean mis deseos de coexistencia, o el amor a la paz, o solamente el miedo de pensar en la guerra que no habrá vencedor, pues todos moriremos si se llegase a desatar la Tercera Guerra Mundial.

Deje un Comentario